Chicalista

La vida es un caos. Necesita listas.

Cuatro lugares inesperados donde me he quedado dormida

Intro: Cuando tenía unos 8 o 9 años el psicólogo del colegio me dijo: “si solo pudieras pedir un deseo, ¿cuál sería?”. Yo respondí: “dormir cuando tenga sueño”. Lo mantengo. No soy dormilona ni tengo narcolepsia, nunca duermo más de 7 horas y me parece que levantarse tarde es decadente; pero dormir cuando llega el sueño (que llega, muchas veces, sin esperar) me sigue pareciendo el súmmum del lujo.

1. En un concierto de Katy Perry. Fue en Rock in Rio en Rio de Janeiro. Le podría echar la culpa al jet-lag, pero sería fácil. Llegó la hora de dormir y no podía volver al hotel. Me tumbé en el suelo y, bajo decenas de decibelios, me dormí. No me interesa Katy Perry.

2. En una barco recorriendo el Golfo Papagayo, en Costa Rica. En realidad no un barco: era una barca de pescadores y había siete personas más. También había un curioso oleaje y las olas nos empapaban. Me dormí un ratito, con la brisa de frente.

3. En el cuarto de baño de mi propia casa. Tenía invitados para cenar. Eran entretenidos y todo estaba saliendo bien. Pero sentí el sueño llegar como un tsunami. “Me perdonáis un momento” ¿Te encuentras bien?”, “Sí, perfectamente”. Me encerré en el cuarto de baño y me dormí unos minutos. Volví nueva, muy digna y me tomé el postre. Solo una persona se dio cuenta y aún nos reímos a carcajadas cuando lo recordamos.

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

4. En una ceremonia del té en el distrito de Nihonbashi, en Tokio. Llevaba un millón de horas sin dormir, la japonesa se movía con lentitud, la luz era tenue y todo estaba envuelto en una atmósfera ligera como el ala de una mariposa. Tuve que dormirme un par de minutos, claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 14, 2014 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: