Chicalista

La vida es un caos. Necesita listas.

Diez razones para escaparse un fin de semana a la rara ciudad de Bruselas

 

1. Porque seguro que no lo has pensado, ocupado en considerar Paris, tan rutilante, o Londres, tan eficaz. O Roma, tan lleno de gente.

2. Porque en 1914, Cortázar nació allí. Esa razón sólo tiene validez para los cronopios, famas y esperanzas desparramados en el mundo. De hecho, el resto no entenderá esto. Y no pasa nada: hay sitio para todos.

3. Por calles tan bonitas como la rue Lepoutre, en Ixelles, donde nació en el número 114 el enormísimo cronopio y donde yo quiero vivir. Y porque bajo la apariencia burguesa y tranquila, la ciudad es rara, surrealista y magrittiana.

3. Por hoteles como Tembosch House. La vuelta de tuerca del Bed&Breakfast.

4. Por la concentración de Art Nouveau que hay en Flandes. Este año se cumplen 150 años del nacimiento del padre del movimiento, Victor Horta y hay que ir a pasear por allá para celebrarlo. Hay dos casas Art Nouveau maravillosas en la rue Darwin. En una de ellas, un estudio de artista realizada por un discípulo de Horta, es posible alojarse.

5. Porque este mes se celebra Design September, un mes en el que cien espacios de la ciudad se vuelcan en mostrar buen diseño. Demuestra que no sólo de diseño escandinavo vivimos los treintañeros urbanitas.

6. Por las pastelerías y tiendas de bombones como las de  WittamerMarcolini. Yo, que no soy golosa, entro en ellas en silencio con un respeto impropio. Imaginación, lujo, y una cultura chocolatera que no conocemos.

7. Por las patatas fritas, ese alimento sagrado. Más sin son comidas en la Museum Brasserie, en medio del Museo de Bellas Artes.

8. Para comprar vintage a buen precio. Bruselas no está hinchado como Copenhague y mantiene buen nivel. Aquí hay tradición de Art Deco y de coleccionismo. Hay que aprovecharlo. De mi último viaje me vine con una lámpara bajo el brazo. La compré en la Design Market, un descubrimiento que me dejó hiperventilando. Y que no sé por qué os cuento porque quería mantenerlo en secreto.
9. Porque se puede comer en el restaurante que está en una de las esferas del Atomium! El Atomium, ese icono pop. De pequeña tenía un libro de “Las Maravillas del mundo” y el Atomium y el Gran Buda de Kamakura eran mis dos maravillas favoritas. Me quedaba un rato mirando la página con las bolas de acero. Todavía recuerdo cómo olía ese libro.

 

Anuncios

Un comentario el “Diez razones para escaparse un fin de semana a la rara ciudad de Bruselas

  1. prima
    septiembre 17, 2011

    Ayyyy, qué recuerdos! Yo vi el Atomium por primera vez en ese libro. No en uno igual, no. En ése.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 17, 2011 por en Hoteles, Viajes y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: