Chicalista

La vida es un caos. Necesita listas.

Doce prendas de mi armario con las que mantengo una estrecha relación emocional

1. Camisón negro de Women´ Secret. Está viejo, se ha dado de sí y tiene nudos en los tirantes. Además es incómodo y absurdo para dormir, pero lleva años conmigo y me encanta ponérmelo.

2. Little Black Dress de Nicholas Ghesquière (Balenciaga). Si entrara un ladrón en casa nunca lo robaría, pero si lo hiciera, se llevaría uno de mis mayores tesoros inanimados. Si entrara un ladrón en casa y se lo llevara, ¡querría conocer al ladrón ! Aunque si entrara un ladrón en casa y se lo llevara, sólo podría ser una ladrona, en concreto, alguna amiga mía. Es perfecto. Punto.

3. Microshorts rojos de Gap. Son de algodón americano, es decir, indestructibles. También están viejos y dados de sí pero han sobrevivido a lavados, mudanzas, maletas y mucho más. Siempre los llevo. Ahora no.

4. Zapatos de Prada de hace varias temporadas. Son morados, amarillos y blancos, con una pendiente tal que alguna brigada de osteópatas debería detenerme si me viera con ellos, pero cuando los llevo veo la vida más fácil.

5. Havaianas marrones clásicas. No se cómo resisten. Un regalo muy querido que uso cada día del año

6. Maxiamazona rojo de ante de Loewe: Es demasiado grande para ser práctico, se ensucia con facilidad y lo lleno tanto que podría resistir un mes en un refugio nuclear con todo lo que hay dentro, pero it empowers me. Sirve de escudo.

7. Camiseta gris de manga larga. Origen desconocido. Años: mínimo 10. Ha vivido muchos domingos de periódicos, sofás, tés y dvs. A veces acompaña al camisón negro o a los microshorts rojos. Nunca ha visto la calle.

8. Abrigo color camel de doble faz de Miguel Palacio. No es el que mejor me sienta pero siempre que lo llevo hay alguien que me pregunta dónde lo he comprado. Precioso.

9. Chaquetón blanco de invierno. Lo usaba mi madre en los años 60 y sigue siendo hipercool.

10. Bufanda negra kilométrica de cashmere comprada en Henry Bendel. Durante un tiempo pensé que era alérgica al cashmere ( drama) y me pasé todo el invierno sin llevarla. Era una falsa alarma. Hubiera preferido ser alérgica a las patatas fritas. O al agua.

11.Camiseta azul marino de Martin Margiela. Como todo lo de este buen señor, quitada es insignificante y puesta una maravilla. Ha estado en las calles más sucias de la India y en fiestas de mucho champán. Tan versátil como su dueña.

12. Pantalón de judo blanco. No practico judo y apenas lo uso pero tiene que estar en esta lista.

Continuará. Soy una gran aficionada a las emociones, sobre todo a las que me sientan bien.

Anuncios

5 comentarios el “Doce prendas de mi armario con las que mantengo una estrecha relación emocional

  1. Dani
    mayo 6, 2008

    Me encanta, yo también soy un gran aficionado a la emociones y por lo tanto también dispongo de una lista largísima de prendas emocionalmente ligadas a mi.
    Una vez me atreví a desprenderme de una de esas piezas ( un vaquero grande y viejo pero muy “chulo”) y como consecuencia engordé más de seis kilos. A día de hoy todavía pienso que fue un castigo de mi cerebro (solo pensaba en comer) por haber obviado a mi corazón.

    ¡Te he dicho que me ha encantado!

    Dani

  2. Prima
    mayo 6, 2008

    Cómo te comprendo! Yo también tengo cosas de hace mil años que me resisto a tirar, aunque me estallen las costuras dentro de nada. ¿Son bonitas? ¿Actuales? ¿De calidad? A lo mejor no, pero a veces el corazón manda.

  3. salustiana la porquera
    mayo 8, 2008

    ufff, yo tengo unas albarcas de toda la vida con las que ando la mar de cómoda y segura. Mis pies no serían lo mismo sin ellas, y las bragas siempre limpias y de algodón. Soy mujer de pocos lujos, eso si, pero los cerdos los elijo con esmero y muy buen tino. Saludos desde mi remoto pueblo

  4. guillermo
    mayo 9, 2008

    hola saludos desde mexico me encanta tu blog
    espero estar en contacto

  5. BarakKhazad
    mayo 19, 2008

    Me encanta la entrada 🙂

    todos tenemos unas pocas prendas de vestir ultrafavoritas y sin las cuales cerca nos sentimos desnudos 🙂

    por cierto, la ropa de women’s secret SIEMPRE se da de sí… y no le suele costar muchos meses de uso razonable. una lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 5, 2008 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: